PRISCILLA MONGE

El tiempo es cosa de vida o muerte
El tiempo es cosa de vida o muerte

De la serie: El Artista nos revela verdades místicas Fotografía a color 40" x 60"

press to zoom
La espera es cosa de vida o muerte
La espera es cosa de vida o muerte

De la serie: El artista nos revela verdades místicas Fotografía a color 16" x 20"

press to zoom
Pensum
Pensum

Fotografía a color 80 x 60 cm

press to zoom
El tiempo es cosa de vida o muerte
El tiempo es cosa de vida o muerte

De la serie: El Artista nos revela verdades místicas Fotografía a color 40" x 60"

press to zoom

Priscilla Monge, artista costarricense con una carrera de más de 20 años, utiliza medios como la escultura, la instalación, el performance y la fotografía con el fin de cuestionar la jerarquía y las relaciones de poder de nuestras sociedades. Sus obras permiten que los opuestos convivan de manera incómoda uno junto al otro, mientras explora las nociones de amor y agresión, usualmente jugando con el lenguaje durante el proceso. Ha sido el fuerte discurso que desglosa su obra, como también la presencia de la misma en importantes museos y colecciones, como por ejemplo el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de igual modo las numerosas bienales en las que ha participado como la de Venecia, lo que la ha llevado a ser una de las artistas con mayor influencia en el arte contemporáneo latinoamericano.

 

La artista siempre ha estado muy interesada en la fotografía, por ser un medio que captura un momento pero también porque tiene la facilidad de mentir. Todo lo que aparece en una fotografía de inmediato adquiere este carácter de documento o de un momento real. Esta serie de las tazas tiene por título: "El artista nos revela verdades místicas", esta inspirado en el título de la obra de Bruce Nauman, "El verdadero artista ayuda al mundo revelando verdades místicas". Estas fotografías son montajes de naturalezas muertas o bodegones que han sido un motivo muy usado en la historia del arte. Cada una de las fotografías tiene un texto que se convierte en una máxima al exponerlo a la tensión entre vida y muerte. Juega un poco con esa percepción del artista como una persona que sabe más que todos y está mas allá de su tiempo. Como que puede predecir el futuro. Por eso las tazas de café que presentan estos textos como cuando se lee la taza del café.